Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Orlando Hernández Martín

De …Y llovió en Los Arbejales

Fragmento del primer acto

La escena representa el patio canario de una vivienda rural modesta. Al fondo, un bernegal; a los lados, plantas y flores. En el lateral derecho, una puerta que comunica con las habitaciones interiores; en el izquierdo y en primer término, la puerta de la cocina. Al fondo, en el rincón derecho, bajo un sobradillo, una mesa de zapatero con todas sus herramientas. Por el suelo, numerosos zapatos y el imprescindible rollo de suela. Es la tarde. Los personajes son todos conocidos unos de otros, como sucede en cualquier barrio pequeño.

Al levantarse el telón aparece maestro Rafael, sentado, clavando unas punteras. A poco entra Pancha.

 

ESCENA PRIMERA

 

PANCHITA.- (Entrando; señala unos zapatos que trae en la mano). Pero, ¿usté cree que estos son unos tacones puestos no hay un mes?

RAFAEL.- ¡Oh, mira ver si son dos veroles!

PANCHITA.- ¡Déjese de bromas, porque yo estoy reñegaa!

RAFAEL.- Sin calenturas, ¡eh!, que te pones vieja.

PANCHITA.- Vieja, no; se conoce que al moo le puso suela baifa, porque estas gualdrapas no pueen ser de vaca.

RAFAEL.- De vaquita, mi jija; y una vaca tan carpetúa como ella sola.

PANCHITA.- Yo lo que sé es que los tacones de mi sobrina Maruca no le han durao naíta.

RAFAEL.- ¡Sería de la suela de la parte atrás!

PANCHITA.- Usaa tenía que estar, porque dice la chiquita que ayer, cuando iba con el novio, estaba avergonzaa, porque el tacón izquierdo lo llevaba tan gastao que tenía que dir tumbaa sobre el novio, a pique de matarse, la infeliz.

RAFAEL.- ¡Jesús, mujer, que se hubiá agarrao!

PANCHITA.- Lo que faltaba, pa que le hubián sacao el cuero criticándola.

RAFAEL.- Si se agarra echando un ojo con disimulo, no se hubiera dao cuenta la gente.

PANCHITA.- ¡Que se cree usté eso!; la gente con tal de darle a la lengua no pierde baza.

RAFAEL.- ¡Y con lo sabroso que es agarrarse como pa echar una lucha! Yo en mis tiempos me hacía el loco con Frasca, siempre que podía.

PANCHITA.- Su historia tiene también… ¡Si las jigueras de Los Arbejales hablaran!…

RAFAEL.- Se pasaban los jigos de golpe.

PANCHITA.- ¡Mia si lo sabe!

Otros textos disponibles

De A la fiera amada y otros poemas

1985
A la fiera amada y otros poemas (1985), Orlando Hernández Martín.

De Poema coral del Atlántico

1974
Poema coral del Atlántico (1974), Orlando Hernández Martín.

De Claridad doliente

1964
Claridad doliente (1964), Orlando Hernández Martín.

De Máscaras y tierra

edit. 1977
Máscaras y tierra (edit. 1977), Orlando Hernández Martín.

De Catalina Park

edit. 1975
Catalina Park (edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De La promesa, fiesta en el pueblo

1996
La promesa, fiesta en el pueblo (1996), Orlando Hernández Martín.

De La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos

1993
La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos (representada en 1993), Orlando Hernández Martín.

De El hechizado

1980
El hechizado (representada en 1980, edit. 2017), Alicia Hernández Martín.

De Teo juega al tenis con las galaxias

1974
Teo juega al tenis con las galaxias (estrenada en 1974, edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De Cigüeñas en los balcones

1974
Cigüeñas en los balcones (representada en 1974, edit. 2017), Orlando Hernández Martín.

De Zarandajas

1973
Zarandajas (estrenada en 1973, edit. 1974), Orlando Hernández Martín.

De El encuentro

1972
El encuentro (estrenada en 1972, edit. 1974), Orlando Hernández Martín

De Frente a la luz

1972
Frente a la luz (1972, edit. 2017), Orlando Hernández Martín

De Prometeo y los hippies

1970
Prometeo y los hippies (representada en 1970, edit. 1971), Orlando Hernández Martín

De Fantasía para tres

1966
Fantasía para tres (representada en 1966), Orlando Hernández Martín

De La ventana

1963
La ventana (1963, edit. 1972).

De Tierra de cuervos

1966
Tierra de cuervos (1966 y 2017)

De El barbero de Temisas

1962
El barbero de Temisas (1962), Orlando Hernández Martín
Compartir