Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Orlando Hernández Martín

De Catalina Park

Fragmento

Es el anochecer de un día cualquiera. Luces, fogonazos, palmeras de las que se desprende todo un concierto de pájaros a dúo con la música jugosa y envolvente como el bullicio acogedor. Estamos en Catalina Park, a pocos metros del muelle de Santa Catalina, en el Puerto de La Luz y las mil banderas, muy cerca de la estela de pulpa arenosa de la playa de Las Canteras, donde el sol es un adolescente jugando entre los desnudos bronceados como para un Partenón viviente.

Gente. Crepitar de gente que habla en todos los idiomas y conoce el lenguaje de todos los deseos. Quioscos, tenderetes comerciales con los más exóticos artículos. Risas, sonrisas. Parejas y solitarios de todas las especies. Anchos afectos momentáneos, que a veces avinagra el guiño de la picaresca, sin trágicas consecuencias. Vestuarios de todas las épocas, ritmos de todas las músicas, alegría y color saturan el ambiente. Catalina Park, un remanso de Las Palmas de Gran Canaria, perteneciente al archipiélago que los griegos y las leyendas llamaron Islas Afortunadas y Jardín de las Hespérides, en donde las manzanas de oro flotaban sobre ríos de leche espumosa y se alcanzaba la juventud perenne, como apasionadamente parecen disfrutar los que por aquí se acercan.

Los anuncios casquivanos de las luces de neón ponen en la noche una invitación irresistible para turistas y trotamundos. Nórdicas, bellas, sugestivas nigerianas, japoneses semidormidos, sudamericanos, alemanes, griegos y marroquíes, mezclados todos entre los elementos nativos, que componen un atrayente mestizaje en el que se funde el no sé qué ibérico con la restallante dulzura del isleño.

Desconcertado había llegado el viajero —pese a los anuncios publicitarios que lo hicieron elegir este lugar— pensando que se encontraba en tierra extraña. Recordaba a Montmartre, Carnabby Street, Via Venetto, Ámsterdam… y puede que algo tuviera de todo aquello, pero el Catalina Park le iba a mostrar bien pronto sus matices diferentes.

Algo extenuado por el viaje, apenas si había tenido tiempo de instalarse en la confortable habitación de la residencia que le habían contratado de antemano, y ya estaba en el Parque del que tanto le habían hablado. Sentado junto a una de las muchas mesas que se arraciman bajo los toldos,  al aire libre, esperó que le sirvieran un batido de naranjas naturales. Contemplando aquel sugestivo remolino de gente entre la que comenzaba a encontrarse tan a gusto, recordó al Truman Capote y sus impresiones de Nueva Orleans: «No te preocupes por la vida. Nunca saldrás vivo de ella».

 

Otros textos disponibles

De A la fiera amada y otros poemas

1985
A la fiera amada y otros poemas (1985), Orlando Hernández Martín.

De Poema coral del Atlántico

1974
Poema coral del Atlántico (1974), Orlando Hernández Martín.

De Claridad doliente

1964
Claridad doliente (1964), Orlando Hernández Martín.

De Máscaras y tierra

edit. 1977
Máscaras y tierra (edit. 1977), Orlando Hernández Martín.

De La promesa, fiesta en el pueblo

1996
La promesa, fiesta en el pueblo (1996), Orlando Hernández Martín.

De La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos

1993
La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos (representada en 1993), Orlando Hernández Martín.

De El hechizado

1980
El hechizado (representada en 1980, edit. 2017), Alicia Hernández Martín.

De Teo juega al tenis con las galaxias

1974
Teo juega al tenis con las galaxias (estrenada en 1974, edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De Cigüeñas en los balcones

1974
Cigüeñas en los balcones (representada en 1974, edit. 2017), Orlando Hernández Martín.

De Zarandajas

1973
Zarandajas (estrenada en 1973, edit. 1974), Orlando Hernández Martín.

De El encuentro

1972
El encuentro (estrenada en 1972, edit. 1974), Orlando Hernández Martín

De Frente a la luz

1972
Frente a la luz (1972, edit. 2017), Orlando Hernández Martín

De Prometeo y los hippies

1970
Prometeo y los hippies (representada en 1970, edit. 1971), Orlando Hernández Martín

De Fantasía para tres

1966
Fantasía para tres (representada en 1966), Orlando Hernández Martín

De …Y llovió en Los Arbejales

1968
Y llovió en Los Arbejales (1968), Orlando Hernández Martín

De La ventana

1963
La ventana (1963, edit. 1972).

De Tierra de cuervos

1966
Tierra de cuervos (1966 y 2017)

De El barbero de Temisas

1962
El barbero de Temisas (1962), Orlando Hernández Martín
Compartir