Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Juan José Delgado

De Los cielos que escalamos

Porque en mí estabas, vienes redundante para ser definitiva

mi noche de sábado.

Queda en paz la ropa de los cuerpos que se alejan. Nada cuelga

ya de la tristeza.

Se abren las colchas y después los labios. Por las cuatro esquinas

rojas cabalgan las excitaciones.

 

Y las sábanas desbocadas caen por uno de los bordes del silencio.

Y todos los poros cantan gemidos en aquel tramado paraíso.

 

 

Otros textos disponibles

De Por lugares de la modernidad literaria

2008

De Cáscaras

2017

De El libro de la intemperie

2005

De Un espacio bajo el día

1996

De Comensales del cuervo

1989

De Tres gritos favorables bajo las nubes

1985
Compartir