<em>Ilustración del Sueño de la décima musa mexicana más despierta en el que todos los ilustres desvelos, para desvelo de muchos, da luz a sus tinieblas cuanto le ha sido posible el licenciado don Pedro Álvarez de Luego Usodemar, abogado de la Real Audiencia Canaria</em>

Ilustración del Sueño de la décima musa mexicana más despierta en el que todos los ilustres desvelos, para desvelo de muchos, da luz a sus tinieblas cuanto le ha sido posible el licenciado don Pedro Álvarez de Luego Usodemar, abogado de la Real Audiencia Canaria Dase la razón que tuvo el autor de esta ilustración […]

<em>Apología soñada contra un juicio dormido</em>

Principio a la Apología soñada Ya el reloj animado que debe el ser al cóncavo nevado que al sol y al alba imita en coloridos en su hueco escondidos, digo el reloj, que en horas enlatadas comienza a dar alegres campanadas, con las últimas dadas me advertía que se acercaba el día, cuando en hora […]

<em>Convalecencia del alma</em>

El juzgarse los hombres en lo sumo de sus letras, (o en qualesquiera prendas que ennoblece) tan agenos de averlas adquirido, como si se hallassen en los mismos rudimentos, es la ciencia más útil para vencer a la sobervia. Solo sabe ser grande el que sabe ser pequeño, y sabe solamente ser pequeño, el que […]

De <em>Poliedros del mar</em>

RUEGO A LOS VIENTOS ALISIOS Llegar a la feliz frontera La quintaesencia del país amigo   Atravesar la vidriera de los ojos Allá afuera ser libre dejando atrás el vuelo lento de las mariposas Y avanzar hacia mí Ser cuchillo del aire como ala de vencejo Saltando sobre las nubes Rasgando el aire para herir […]

De <em>Coral polinésica</em>

El pobre pobre de Juan Bay el loco loco de Juan Bay vivía de la libertad que le daba el libre libre de Juan Bay su caramillo cancionero su mirlo posado al hombro de su risa de agua dulce su rebaño de cien mujeres el rayo dentro de la botella el fuego esculpido de su […]

De <em>Fetasian sky</em>

CONTEMPLACIÓN DE LA CIUDAD DE LOS OBISPOS Tiene que ser así para contemplarte que el sol funda los punteros del reloj de los agustinos y se marque el tiempo con la inversión de los cipreses y el viento pierda su turbillón en el halda de las monjas antes, poco antes que la coruja encienda sus […]

De <em>Desfile otoñal de los obispos licenciosos</em>

CARAVANE Dedos gemantes avariciosas ruedas pasaron las nubes hacia el sapo reventón panza de banco. Ya no queda con brillo ni el cristal de una copa y el menos tonto descolgó su sombrero del cielo Entró un aire y salió como lo vi mecha de azufre mientras llamaban de la colina –ella gritaba en la […]

Fragmento de la novela <em>Cerveza de grano rojo</em>

Y allá los cohetes, en Sonora, festejando una alegría en la esperanza y acá los continuados chasquidos de mandí­bulas y los estallos de caparazones de cangrejos, de patas de centollos que se quiebran entre los dientes y dedos. Se amontonan conchas de lapas, se apalean las vértebras de las morenas. Los peces se retuercen sobre […]

De <em>Silbato de tinta amarilla</em>

CERNÍCALO AND clofer y café club de ser en sino para la cuadra de los labios como la rueda del último cañón. Alguna vez los permisos verdosos de las sensitivas. Por más cruentas señas el sitio untuoso de la cala brasero sin necesidad de sus trenzas folías. Toma la candorosa rémora por un sitial de […]

Fragmento de la novela <em>Mararía</em>

En Femés no hay gallos para cantar la madrugada; en Fe­més este oficio es para los perros, que perros sí que hay, delga­dos, asustadizos, con las orejas puntiagudas y más de cuatro garrapatas en el cuello. En Femés los perros son los amos porque son muy dueños de sus vidas, porque son los amos de […]